Los perdidos: lección en profundidad, fuerza de alma, coraje y grandeza

Plinio Correa de Oliveira

Los perdidos: lección en profundidad,

fuerza de alma, coraje y grandeza

 

Santo del día 2 de noviembre de 1966

 

 

 

 

 

 

 

La tumba (gisante) de Luis XII y su esposa Ana de Bretaña, en la iglesia de Saint Dénis (París). Pintura de Emil Pierre Joseph de Cauwer (1867)

El Día de los Difuntos significa mucho para nosotros, incluso mucho. Porque directamente es el día en que rezamos por todos los fieles y por todas las almas que han muerto y que pueden estar en el Purgatorio. Pero es también el día en que la Iglesia -con ese tacto que le es propio y que es algo absolutamente inconfundible- nos recuerda la realidad de la muerte.

Ella, por así decirlo, abre un precipicio bajo nuestros pies y nos hace ver una multitud de almas que están en un estado de lástima, sufriendo, de un lado. Y, por otro lado, la miseria de la muerte, la destrucción de la muerte, el aniquilamiento de la muerte, la miseria del alma cuando no va directamente al Cielo.

Sería bonito ver en la Liturgia de Muertos -no sé si ha sufrido alguna reforma- las frases de Job, los lamentos que recuerdan al hombre llevado al borde de la locura y que luego entra en las fauces de la muerte. , enteramente aislada, en la que los huesos se han calcificado, la carne convertida en polvo, un inmenso llanto inunda su alma separada del cuerpo, y esa miseria de aquella criatura pecadora puesta en una atmósfera de castigo, y esperando la misericordia de Dios y de la misericordia de los vivos. Hace mucho bien.

De vez en cuando debemos meditar sobre la muerte, para comprender qué hay de profundamente real en esa advertencia que el sacerdote da el Miércoles de Ceniza: “Acuérdate, hombre, que eres polvo y en qué polvo volverás a ser”. No somos más que polvo y volveremos a ser polvo.

Y eso nos hace dar una dimensión exacta a todas las cosas de esta vida. Todos nosotros aquí, en esta sala, en este momento, podemos movernos por deseos tan diferentes. Pero, ¿qué son estos deseos, cuando calculamos lo que somos? ¡Es una cosa tremenda!

“Cuando paso por el cementerio, veo mi destino allí”

El otro día estaba leyendo una historia en un periódico voluminoso sobre la muerte súbita, y el Dr. “X” me dijo que así lo narró en este artículo periodístico. Siempre tuve la idea de que la gente antes de morir necesitaba enfermarse, por lo menos de muerte natural, no digo con ningún accidente, por ejemplo, un camión que nos pasa a buscar. Y que, por tanto, mientras nos sintamos bien, tendríamos una relativa seguridad de que no vamos a morir. Pero no es verdad. Puedes estar perfectamente bien, entonces de repente se forma un coágulo en el talón o en la punta del dedo, por ejemplo, un coágulo determinado por causas que no sabemos cuáles son, y ahí va una embolia… eso va al cerebro y determina un efecto “X”, cuyo fruto más palpable es la muerte.

En este momento que te hablo, es posible que haya un coágulo a una centésima de segundo de mi cerebro y que no termine de decir esa frase y me muera.

Señores. incluso dirían, muy equivocadamente, que estaba prediciendo mi muerte cuando hablé, pero no es cierto. Estoy previendo pero la posibilidad de mi muerte. Y puede ser, sin embargo, que no termine la frase.

Si soy algo tan inconsistente, si un coágulo que se me rompe en el talón liquida todos mis deseos, todas mis aspiraciones, todos los movimientos que tengo con relación a las cosas de esta vida, si soy algo tan, tan débil que, en el análisis final, sé que moriré, cuando paso por el cementerio, veo allí mi destino que está fijado: ¡es convertirme en polvo, ser corroído por los gusanos! Es horrible la forma en que se corroen los gusanos. Dr. “Y”, en una ocasión, me dio una información de cómo sucedió, descrita en las clases de medicina forense que tomaba: es una cosa tremenda. Porque primero el cuerpo empieza a tomar, muy a menudo, un estado de sebo, manteca o gelatina y luego se pudre…

Mírate al espejo, piensa en tus rasgos definidos y piensa cuando todo eso tiene un carácter repugnante y gelatinoso, convirtiéndose en queso maloliente; cuando la nariz, cuando esto, cuando eso es todo horrible…

La meditación sobre la muerte es beneficiosa para crear desapego, humillar el orgullo y hacernos comprender que podemos caer de un momento a otro en el juicio de Dios.

Y luego viene la figura de los gusanos que devoran esos huesos… Así como, por ejemplo, en la Revolución Francesa los terroristas devoraron a los girondinos, que al fin y al cabo eran menos indecentes que ellos.

Los girondinos devoraron a la vieja monarquía francesa, ya en estado de queso, sebo y liquidación. Tal es la marcha inexorable de las cosas…

¡Ese (descompuesto y tragado por la muerte) seré yo! Es esta carne aquí, estos huesos cuyo impacto estoy sintiendo se reducirá a un esqueleto; Estaré tendido en una tumba y no seré otra cosa. Pasará mucha gente y dirá: “¡Qué alivio!…” Pasará uno que otro y dirá: “¡Pobrecito!” Alguien se acordará de orar por mí. Les pido que oren bien… Y este es el resultado de mi vida. En un momento determinado seré reducido a huesos que causarán horror al mundo entero.

Pregunto: ¿no es buena esta meditación para enfriar mucho ardor, para crear mucho desapego, para humillar mucho orgullo y para hacer entender a la gente que podemos caer de un momento a otro en el juicio de los vivos? ¿Dios? ¡Pero de un momento a otro! Porque, ¿quién de nosotros sabe si llegará a casa hoy? ¿Quién de nosotros sabe si dentro de una hora no será juzgado por Dios? ¿Y eso no es ser quemado por las llamas del Purgatorio?

Ahora, sin estas incertidumbres, la vida no tiene grandeza. Nada es hermoso, nada en la vida es atractivo, excepto con una tela mortuoria de fondo. Porque sólo por el contraste conoce el hombre las cosas de esta vida. Y es sólo contrastando esta miseria fundamental que comprendemos lo poco que queremos aquí, y la grandeza de otro destino que nos espera.

La “civilización” moderna tiene terror al duelo

Esta es también la razón por la que los liturgistas quieren acabar con todo lo que en la liturgia representa la muerte. He visto a uno de ellos abogar por las vestiduras blancas para esta ocasión diciendo: “¡Es un día de alegría! El hombre va al cielo. ¡Toda la familia debe estar satisfecha!”.

No quise decírselo, pero las ganas que tuve fueron de decirle: “Cándido, yo conozco bien tu carnaval. Lo que quieres es no mirar la tela negra, porque tienes miedo de que la tela negra caminará junto a ti.” y te envolverá como un sudario. Tienes miedo de pensar en la noche oscura a la que vamos todos. Pero en realidad tienes miedo, porque tu conciencia está inquieta. Esta es la verdad y por eso no quieres el negro”.

Entonces, como la civilización moderna está aterrorizada por el dolor…

Conocí la época en que unas viudas difuntas -no sé en Chile ni en Uruguay cómo era el luto- que vestían un luto todo negro, de arriba abajo, un velo negro atrás, otro velo negro adelante , naturalmente transparente. , diáfana, para que la viuda pudiera ver por dónde iba. Y cuando fueron a visitarte para darte las gracias por sus condolencias, fueron con todo eso y levantaron el velo para hablar. Luego lo bajaron. Luego fui a otra visita…

Existía también lo que se denominaba “duelo aliviado”, es decir, luto disminuido en función del grado de parentesco con la persona fallecida y del tiempo transcurrido desde su muerte: si marido, padre, madre, etc. Fue entonces en blanco y negro. Y finalmente, después de un año o dos, el duelo se suprimió por completo.

La Revolución le tiene pavor a la muerte. Debemos enfrentarla con serenidad, con grandeza, aún en lo que tiene de angustioso y tremendo.

¿Cuántas personas dicen: “Oh, esto es pura formalidad, no me gusta!” No es verdad. Tienes miedo a la muerte y estás tan aterrorizado que incluso le tienes miedo al color negro. Y tiene miedo de enterrarse en esos lutos. En el fondo, tienes miedo de morir. Y por eso no quieres llorar.

Es el terror a la muerte que tiene la Revolución. Y por supuesto. Ella tiene todas las razones para temerle a la muerte…

Debemos afrontar la muerte con serenidad, con grandeza, incluso en lo que tiene de angustioso y tremendo.

Hay una gran miseria en la muerte, donde podríamos decir lo siguiente: el ser inteligente, capaz de morir, capaz de pasar por una catástrofe tan grande, tiene tal capacidad de grandeza que le espera otra vida y otro destino. Y en eso, pues, comprender bien toda nuestra grandeza.

Diré más: para mi querida nueva generación -ya no digo de mi generación que ya está sorteada- no es sólo la consideración de la muerte lo que es bueno: la visión del dolor también es beneficiosa. A veces tengo ganas de hacer de turista, llevándome a alguno de los Sres. a un hospital oncológico, a una Santa Casa, a hospitales donde como aquí en la Santa Casa, hay gente que sufre de úlceras expuestas en la mano, cara, miembro, para que entendamos el papel del dolor en la vida, cuál es el papel del sufrimiento en la vida. Y entendemos que no se puede vivir una vida de muñeco de loza, ignorando estas cosas y sin tener el coraje de verlas de frente .

“Ni siquiera Luis XIV en todo su esplendor tuvo la majestad de Job en su estercolero”

También he querido, pero encuentro lo aventurero, comentar algún día algunos extractos del libro de Job, que tiene algunas de las descripciones más impresionantes del dolor. Nunca he visto tanta majestad en el dolor, y nunca he visto tanta majestad fuera del dolor, como en el libro de Job.

Si es cierto que Nuestro Señor dijo que Salomón, en toda su gloria, no estaba vestido como un lirio del campo, ¡una frase admirable y completamente cierta! – ¡Creo que se puede decir que Luis XIV en todo su esplendor no tenía la majestad de Job en su estercolero!

     

Representación de trabajo

 

Los lamentos de Job están entre las cosas más majestuosas de la tierra. Y entonces comprendemos la majestuosidad de la tragedia, la majestad de la tragedia grosera, que llega a sus límites últimos, la grandeza que tiene el hombre, conservando sapiencialmente su serenidad frente a esta tragedia.

Sé que las lamentaciones de Job pertenecen a un género literario muy singular y muy poco apreciado. Pero fue inspirado por el Espíritu Santo. Es un excelente autor, se los aseguro…

Oren por las almas del Purgatorio que nadie incluye en sus oraciones

Todo esto en el tema del día de muertos. Es la lección que nos dan los muertos y que nos da la muerte. Es una lección profunda, una lección de fortaleza del alma, una lección de coraje, una lección de grandeza que no tiene paralelo.

En el pasado, había reportajes sobre la muerte hasta en los diarios ordinarios, en los que el cronista, al describir a alguien que moría, para decir que había muerto, decía: “Finalmente, expiró y la majestad de la muerte cubrió sus facciones”. Fue una idea muy hermosa.

Hay una majestad de la muerte y, sobre todo, de ciertos muertos que asumen una majestad que es la imagen misma de la majestad del Dios que castiga, del Dios que castiga, es la majestad del trueno, la majestad del relámpago. , la majestad del terremoto, es la majestad de los cataclismos; Es algo que necesitas saber y amar. Porque quien no sabe esto, no lo ama, y ​​no es capaz de ver a Dios en su totalidad: en su infinita afabilidad, en su infinita mansedumbre y en la grandeza de su infinita justicia.

Todas estas son meditaciones útiles para hacer sobre el Día de los Muertos.

Oremos por los difuntos en una propuesta a ellos, que les hago así: que las oraciones de esta noche -siempre que Nuestra Señora, que es la poseedora de todo el valor de nuestras oraciones, lo consienta- sean por las almas del purgatorio . que son los más abandonados ya los que nadie reza ; almas tal vez que aún tienen mil años por cumplir, en el fuego, etc., y nadie reza por ellas. Pero con una condición: que nos consigan comprensión, amor y entusiasmo por todas las sombras con que la muerte enriquece la estética del Universo y los verdaderos panoramas de la vida humana .

 

 

 

 

 

 

ADVERTENCIA

Este texto es una adaptación de una transcripción de la grabación de una conferencia del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira a los socios y cooperantes de la TFP, manteniendo así el estilo verbal, y no fue revisado por el autor.

Si el profe Plinio Corrêa de Oliveira estuviera entre nosotros, ciertamente pediría que se hiciera mención explícita de su disposición filial para rectificar cualquier discrepancia en relación con el Magisterio de la Iglesia. Esto es lo que exponemos aquí, en sus propias palabras, como homenaje a tan hermoso y constante estado de ánimo:

“Un católico romano, el autor de este texto   se somete con ardor filial a la enseñanza tradicional de la Santa Iglesia. Sin embargo, si por error sucede en él algo que no se ajusta a esa enseñanza, inmediatamente y categóricamente la rechaza”.

Las palabras “Revolución” y “Contrarrevolución” se usan aquí en el sentido que les da el Prof. Plínio Corrêa de Oliveira en su libro ” Revolución y Contrarrevolución “, cuya primera edición fue publicada en el Nº 100 de “Catolicismo” , en abril de 1959.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Social profiles
WhatsApp chat