San Francisco Solano – 14 de julio

 

San Francisco Solano – 14 de julio

Prof. Plinio Corrêa de Oliveira

Selección Biográfica:

San Francisco Solano fue un misionero franciscano en América del Sur llamado por la Divina Providencia para ser parte de la Contrarreforma española. Nació en Montilla, Andalucía, en 1549 en el seno de una familia noble. Su padre fue dos veces gobernador de Montilla, capital del marquesado de Priego de Córdoba. Su madre era conocida como “la dama noble” tanto por sus altos linajes familiares como por la práctica de la virtud.

Incluso antes de que él naciera, esta “noble dama” consagró a su hijo a San Francisco de Asís, de ahí su nombre. Recibió de sus padres una formación católica, que la completó en el Colegio Jesuita de su ciudad.

Francisco Solano acompañando a los pájaros con su violín

Era un hombre alto dotado de amabilidad, una hermosa voz y un raro sentido musical.

Bajo el rey católico Felipe II, floreció un verdadero renacimiento religioso en España. En la Orden Franciscana, San Pedro de Alcántara brilló con especial esplendor e, influenciado por este Santo, Solanus (Solano) ingresó en la Orden Franciscana.

Destacó por su práctica de la virtud y por no permitir que ningún fraile mostrase tristeza en el servicio de Dios.

Tocaba el violín y cantaba ante el Santísimo Sacramento y la imagen de Nuestra Señora. Cuando viajaba, nunca dejaba ni su cilicio ni su violín. A menudo caminaba por las calles tocando su violín para gran alegría de los niños que se reunían para escuchar su música.

Su fama de santidad se extendió por toda España. Para evitar esta celebridad, pidió a sus superiores que lo enviaran a las Américas para predicar el Evangelio. Allí trabajó en regiones evangelizadoras de Panamá, Colombia, Perú, Paraguay, Bolivia y Argentina, a menudo viajando a pie.

Pasó buena parte de su vida en Lima, Perú, donde florecía la Orden Franciscana. En el momento en que vivió en Lima, el Arzobispo fue San Toribio de Mogrovejo y terciaria de la orden, Santa Rosa de Lima practicaba grandes austeridades y ayudaba a los pobres desde su casa familiar.

Mientras se hacía famoso por sus virtudes y milagros, una vez más huyó. Esta vez fue enviado a Tucumán (en la actual Argentina) donde no temió acercarse a los indios más feroces. Un día, caminando por el bosque, se sintió observado. Se detuvo junto a un manantial para descansar y, al escuchar el canto de los pájaros, sacó su violín para acompañar sus cantos. Mientras lo hacía, un indio emergió del denso bosque amenazando al Santo.

Famoso por sus milagros, Francisco domó a un toro furioso que había matado a varios aldeanos.

El santo se acercó tranquilamente a él tocando su violín, y el hombre, que era el jefe de la tribu, se conmovió con la música e invitó a San Francisco Solano a visitar a su tribu. Les predicó a los indios en español y ellos, que no conocían este idioma, lo entendieron perfectamente. El Santo hizo muchos milagros y los indios se convirtieron.

Durante 13 años permaneció en esa región. Hizo las paces entre los colonos y los indios, llevando a ambos a la fe católica. Resucitó a los muertos, curó enfermedades mortales, amansó a las fieras e hizo brotar fuentes de la tierra. Fue venerado tanto por los indios como por los colonos de toda la zona.

Era conocido por su práctica de rigurosas penitencias y ayunos. Alrededor de 1601 fue llamado de regreso a Lima, donde trató de hacer que los colonos españoles hicieran una práctica más ferviente de la Fe. Murió allí en 1610.

Cuando sintió que su vida se estaba acabando, pidió a los frailes que cantaran el Magnificat y el Credo . En las palabras: “ Et incarnatus est de Spiritu Sancto ex Maria Virgine ” (y Él se encarnó por el Espíritu Santo de la Virgen María), expiró. En ese momento, las campanas del monasterio anunciaron la Elevación de la Santa Hostia en la Misa.

Comentarios del Prof. Plinio:

La unión de nobleza de sangre y nobleza de virtud que se ve en la madre del Santo evoca un tipo de dama extraordinariamente virtuosa y digna en el pasado. En estas virtuosas damas había una maravillosa alianza entre una elevación del alma y un refinamiento de modales tan exquisitos que su alta cortesía no era solo una exhibición externa de finos gestos y acciones, sino también la expresión misma de su alta nobleza de alma.

San Francisco Solano bautizando a un jefe nativo

La madre del Santo, llamada “la noble dama” por excelencia, tuvo la vocación de formar este misionero que evangelizaría a los indios más primitivos de América del Sur. Este contraste de costumbres se debe obviamente a los designios de la Divina Providencia. Cuántas veces en su trato con los hábitos toscos y no higiénicos de esos indios, habría recordado San Francisco Solano a su noble madre paseando por las calles de Montilla en el Marquesado de Priego, su casa de infancia. Este contraste tiene una belleza que debemos notar de pasada.

El Santo solía censurar a los tristes en la práctica de la virtud. No admitiría quejas como estas: “¡Qué dura la vida!” “Mira cómo estoy sufriendo yo, un pobre religioso…” Cuando una persona comienza a compadecerse de sí misma, entra en el camino que termina en la apostasía. Es necesario tener gozo en el servicio a Dios, comunicar el gozo por las cosas santas.

Santo Tomás de Aquino llama assedia a la falta de apetito por las cosas santas, que es, por tanto, una tristeza en el servicio de Dios. San Francisco Solano recibió la rara gracia de comunicar una alegría por las cosas santas. Hoy estamos en una época en la que solo existe la alegría por las cosas del mundo. Casi nadie tiene el gozo de la virtud, el gozo de servir a Nuestro Señor y Nuestra Señora. San Francisco Solano fue llamado por Dios para comunicar esta alegría.

Esto no significa que diría chistes y haría tonterías. Tenía el gozo de la seriedad, que es el más noble y más elevado de todos los goces.

Cuando viajaba, llevaba consigo su cilicio y su violín. Esta armonía me parece muy expresiva. Para un hombre religioso, el violín sin cilicio es el camino seguro hacia la apostasía; el cilicio sin violín pierde algunas de sus ventajas, porque una de las razones del uso del cilicio es generar alegría por el servicio de Dios.

La última misión de California fundada el 4 de julio de 1823 es la de San Francisco Solano. Fue restaurada en 1913

Es como el soldado que va alegre a la pelea. Un soldado que llora cuando se va a la guerra porque abandona su casa y su familia está preparada para retirarse. El que llora, se retira. Lo bello es el soldado que va gozoso al peligro e incluso a la muerte con espíritu de sacrificio.

Esta debe ser la vida del religioso y también del contrarrevolucionario. Se regocija en el cumplimiento de sus deberes, en el sufrimiento por su causa; se alegra de pertenecer enteramente a Nuestra Señora. Está contento porque se convirtió en su esclavo y no tiene nada; y por eso lo tiene todo.

Violín y cilicios: ¡creo que es una combinación magnífica!

Tenía el mayor respeto por las ceremonias de la liturgia y, al mismo tiempo, caminaba por las calles para tocar su violín para la gente, que se reunía a su alrededor para escuchar sus actuaciones. Su enorme alma podía abarcar los dos extremos: la solemnidad de la liturgia y la sencillez de los cantos populares. Me gustan estas grandes almas, abiertas, capaces de entusiasmarse con los contrarios armónicos extremos. Tal era el alma de San Francisco Solano.

En las calles, atraería a los niños. Luego, lo imagino deteniendo su interpretación de violín para dar una pequeña lección de religión a los niños. Después de que los niños se hubieran reunido, vendrían los adultos. Luego, cambiaría su lección para acomodar a esos adultos y trataría de corregir sus malas costumbres y hábitos. De esta forma, también cautivaría a los adultos. Fue un apostolado perfecto.

Después de dejar España, vino a Sudamérica para evangelizar a los indios. Es bastante fácil informar que viajó a pie. Pero si nos detenemos un poco a imaginar lo que esto significa, podemos ver que fue muy difícil.

Por supuesto que tomaría botes para viajar por los ríos; pero luego tuvo que caminar por los Andes con su tortuosa topografía, subiendo y bajando, resbalando en el barro húmedo y cayendo, luchando contra todo tipo de insectos y abriendo caminos a través de una vegetación salvaje que nunca antes se había caminado. ¡Así fue como el Santo pasó de Panamá a Paraguay y luego a Argentina para hacer un apostolado en Tucumán!

Las indómitas montañas de Tucumán no eran fáciles de cruzar a pie

Cuando consideramos que en la Lima de su tiempo vivían tres santos, podemos ver que ese fue el punto de partida de la Historia de América del Sur, y podemos imaginarnos cuál pudo haber sido su punto final…

Cuando se hizo popular en un lugar, pidió ser trasladado a otro, siempre huyendo de la fama. ¡Es lo contrario del político contemporáneo! San Bernardo decía que la gloria es como una sombra: cuando la huimos, nos sigue; cuando lo perseguimos, huye…

Entonces, fue a Tucumán para encontrarse con la tribu de indios más feroz. La selección dice que estaba caminando por el bosque y se sintió observado. Los indios hacen esto: escondidos en el bosque miran al extraño y cuando la persona está sola y lejos de la ayuda, lo matan.

El Santo se acercó a un manantial para saciar su sed y descansar un poco, escuchando los cantos de los pájaros. Luego, resolvió tocar el violín para acompañar el canto de los pájaros y el murmullo del agua. Se dio cuenta de que podía ser atacado mientras tocaba su música, pero su alma estaba en paz al saber que moriría por la Fe e iría al Cielo.

Pero, en lugar del martirio, apareció un rostro entre las ramas. Era el rostro del jefe indio de la tribu que quería evangelizar. El indio, conmovido por la gracia, se acercó a Francisco y lo invitó a visitar a su tribu; así comenzó la evangelización de toda esa nación india.

San Francisco Solano, a menudo representado con su violín tocando para los indios

¡Considero esto una maravilla! Es una maravilla similar a las de la vida de San Francisco de Asís.

Fue a la tribu, pero no hablaba su idioma. Hablaba español, pero el Espíritu Santo le dio el don de lenguas para que los indios pudieran entender lo que decía. Este fue su apostolado. ¿Qué más podemos pedir?

¡Un hombre que resucita a los muertos y que puede ser comprendido por quienes hablan diferentes idiomas! Estos son los hombres que fundaron naciones. San Francisco Solano fue el fundador de una nación. ¿Cuántos otros hechos hermosos como estos podemos contar? Ven. José de Anchieta, quien fue en este sentido el fundador de Brasil! ¡Qué hermoso fue el punto de partida de Argentina, Perú, Brasil, de América Latina! Pero, ¿cuál ha sido el punto final?

¿No es cierto, mis queridos amigos, que si respondiéramos a nuestro llamado contrarrevolucionario, el punto final sería tan hermoso como el punto de partida, o incluso más hermoso? Somos la continuación de esta Historia. ¡Cuántas promesas hay en nuestras manos! Además, ¡qué responsabilidad tenemos si no correspondemos a la gracia!

Es una tarea que debe asumir cada uno: de la bondad y la dedicación de cada uno de nosotros puede depender un notable progreso o decadencia del conjunto. Esta es la manera que es. Deberíamos reflexionar sobre este punto.

Con estas consideraciones termino mi comentario sobre la extraordinaria vida de San Francisco Solano.

 

 

sr plinio

 

Prof. Plinio Corrêa de Oliveira

El Santo del día Las características más destacadas de la vida de los santos se basan en los comentarios realizados por el fallecido Prof. Plinio Corrêa de Oliveira. Siguiendo el ejemplo de San Juan Bosco, quien solía hacer charlas similares para los chicos de su colegio, cada tarde era la costumbre del profesor Plinio hacer un breve comentario sobre las vidas del santo del día siguiente en una reunión para jóvenes con el fin de alentarlos en la práctica de la virtud y el amor por la Iglesia Católica. TIA pensó que sus lectores podrían beneficiarse de estos valiosos comentarios.

Los textos de los datos biográficos y los comentarios provienen de notas personales tomadas por Atila S. Guimarães de 1964 a 1995. Dado que la fuente es un cuaderno personal, es posible que a veces las notas biográficas transcritas aquí no sean rigurosas siguiendo el texto original leído por el Prof. Plinio. Los comentarios también se han adaptado y traducido para el sitio de TIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Social profiles
WhatsApp chat