ESPÍRITU CRISTIANO Y ESPÍRITU PAGANO MANIFESTADOS EN LA ARQUITECTURA

La O.N.U. es la llave de cúpula del mundo contemporáneo; los edificios que se están construyendo para su instalación deberían, pues, expresar por la majestad de sus líneas y proporciones la alta función a que se destinan. Nuestro cliché reproduce el edificio de su Secretaría, ya en fase final de construcción. A pesar de sus enormes dimensiones dudamos en llamarlo palacio: es ciertamente inmenso, costosísimo, abrumador, pero sus líneas son vulgares como las de una caja de fósforos, monótonas, uniformes y duras, como las de una penitenciaría, y su catadura, sombría como la de una Gestapo o de una G.P.U. Todo, en este inmenso engrasado de concreto, hierro y vidrio parece calculado para hacer sentir al hombre que no es más que una hormiga, un grano de arena, un átomo.

Middelburg es una pequeña ciudad holandesa que en el siglo XV construyó la sede de su municipio. Como tamaño  ¿qué es este edificio en comparación con la ONU? Sin embargo, no dudamos en llamarlo palacio: es que la nobleza de sus líneas ni siquiera permitiría que se le diera otra designación

¿Mera diferencia en los estilos arquitectónicos? “El estilo es el hombre”, se dice en la literatura. El estilo es la época, se podría decir en la arquitectura. Cada estilo es el resultado de un conjunto de tendencias mentales, ideas, aspiraciones y actitudes.

Más impactante que el contraste entre los dos estilos es, en este caso, el de dos mentalidades, dos épocas, dos culturas: una, cristiana  cristiana y la otra, neopagana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Menu
Social profiles
WhatsApp chat