Automóviles, mentalidades, estilos de vida.

Una pregunta que a menudo surge al leer esta sección es si para nosotros todo lo que fue en el pasado fue bueno, y todo lo que está en el presente es malo; porque cuando tenemos confrontaciones entre nuestros tiempos y los anteriores, siempre es acentuar que decaemos o empeoremos.

La pregunta es algo infantil, ya que uno no puede imaginar que alguien crea seriamente que la penicilina, la estreptomicina, etc., representan estigmas de decadencia en la medicina actual en comparación con la de hace veinte años, o que el conocimiento de los microbios y todo cuanto de ahí siguió , demuestre que la medicina del siglo pasado estaba en decadencia en relación con la de Félix y Fagón, médicos de Luiz XIV. Tampoco se puede suponer seriamente que alguien considere un camino contemporáneo, pavimentado y boscoso, un paso atrás en las comunicaciones humanas en comparación con los caminos que nuestros antepasados ​​atravesaban en de carruaje, coche, o caballo.

Sin embargo, hemos sustentado que desde el siglo XVI el espíritu cristiano se ha vuelto cada vez menos presenteinfluyente y menos visible en los ambientes, las costumbres y en toda la civilización occidental,  y que ha sido reemplazado gradualmente por un espíritu neopagano, plagado de panteísmo naturalista, igualitarismo omnímodo y sensual.  

Mantenemos, por lo tanto, que en el mundo contemporáneo coexisten en lucha dos fermentosopuestos e irreconciliables, y que en las leyes, en la cultura, en las artes, en las costumbres, no pasa un solo día en el que el del mal no tenga algún éxito a considerar.  La acción de este fermento se hace más profundo por toda parte. Y como el mal solo puede producir maldad, no produce otra cosa que decadencia a su alrededor. La decadencia velada a veces por el esplendor del lujo o por el refinamiento de la forma artística o literaria, si no es por un vago tinte de religiosidad “cristiana”. Pero, de cualquier forma , una auténtica decadencia.

Sostenemos, además, que todo esto le da a nuestra época su propia fisonomía, profundamente diferente a la era anterior a Lutero, y con innumerables diferencias que nos distinguen de aquel período, diferencias de las cuales muchas son legítimas y variadas a favor de nuestro siglo, la mayoría. La más importante, la más esencial la que supera, sobrepasa, y da colorido a todos las demás, es la presencia dominante del espíritu neopagano.

Destacamos la frase “presencia dominante”. Hay presencias activas y eficaces, pero que no sondominantes. Es el caso de los fermentos del mal antes de Lutero. Hubo profundas manifestaciones de impiedad ycorrupción en la Edad Media. Basta pensar en el emperador Enrique IV, o los albigenses. Pero estos fueron lderrotados. Los vencedores fueron S. Gregorio VII, Inocencio III, Simón de Montfort. En nuestros días, todavía hay fermentos cristianos poderosos, que sin embargo no dominan el siglo, no le dan su propia marca. No se puede negar una presencia cristiana en el mundo, pero no es la fuerza  dominanteSi juzgamos las cosas por su aspecto dominante, y no por sus otros aspectos, lo cual es legítimo, diremos que el mundo moderno es pagano y decadente, y sin embargo sustentamosque en estos se pueden señalar elementos buenos. Del mismo modo que un médico puede decir que alguien tiene cáncer en un determinado órgano, pero que el resto del cuerpo funciona normalmente. Si el paciente con cáncer es un enfermo, incluso puede seguir creciendo a pesar de su enfermedad. Pero a pesar de todo esto, el paciente con cáncer es un enfermo, y nadie se atrevería a decir que hay unilateralismo en afirmarlo, so pretexto que el área afectada por el cáncer es mínima en relación con el resto del cuerpo, y que el cuerpo es tan pujante que Incluso está prosperando.

El desarrollo de las misiones y el apostolado de los laicos son hechos reconfortantes de nuestro siglo. ¿Por qué? Resultan, no del cáncer neopagano, sino de energías naturales que aún son saludables, y principalmente de la gracia de Dios. Esto no nos impide decir que la fuerzadomínate del mundo moderno no son las misiones o el apostolado de los laicos, sino el cáncer neopagano.

Y no habría sino  solo misiones y apostolado laico para mostrar. Se podrían señalar varias cosas, que en su desarrollo resultan de la tendencia legítima y natural de mejorar, de perfeccionar.  En la medida en que esta tendencia se realiza y en la medida en que no contenga en sí la marca del cáncer, solo un loco podría censurarla.

                                            *  *  *Ejemplifiquemos con el automovilismo. Nuestro primer cliché representa un Rolls Royce del año 1906. Como se ve por la marca, un coche de alto lujo. Sin embargo da la impresión de un insecto de metal, débil, feo, grotesco. Basta con compararlo con el “Jaguar” modelo 1951, del grabado siguiente, para ver la enorme diferencia realizada. La línea se convierte en suave, elegante, delgada. Toda la maquinaria se ha ocultado hábilmente. De las ruedas – tan zurdas en el Rolls Royce de 1906 el Jaguar sólo deja ver las del frente, de tal forma embellecidas que se han convertido en un elemento decorativo. Más. El automóvil tomó por así decir un cuño humano. El hecho de casi sólo aparecen las ruedas delanteras da una impresión de fuerza ágil, de movimiento noble en que la energía domina la materia. Se tiene la sensación de que la persona que está al volante domina todo el coche con sobrancia, solércia, vida. Una nota de distinción aristocrática se hace sentir un poco por todas partes en el coche, en la línea de guardabarros, en la línea del baúl , en la proporción entre su finura del frente y su suave ampliación que culmina en el maletero, en la proporción entre su altura y su longitud e incluso en la simplicidad de la palanca para subir y bajar la capota.

Comparando estos dos tipos de automóvil, ¿quién negaría que a esta transformación no le fue ajena la influencia de factores psicológicos y culturales aún sanos?  

*  *  *

Comparemos ahora el Rolls de 1906 con un Cadillac de 1953. Hubo progreso también. ¿Fue en la misma línea que el del Jaguar? No osaríamos afirmarlo.

Consideramos el asunto bajo su punto de vista meramente cultural, partiendo de la idea de que un automóvil, como cualquier otro objeto, puede expresar aspectos de una cultura. Y dejamos cuidadosamente de lado los aspectos comerciales, que no vienen al caso: calidad del material, resistencia, seguridad, comodidad, rapidez, etc

En cuanto el Jaguar refleja el gusto aristocrático de una sociedad tradicional, el Cadillac manifiesta la mentalidad burguesa, en su ostentación de potencia y lujo. Sin duda, el Jaguar deja ver que es un coche fuerte y de alto precio. Pero lo que simplemente deja ver, el Cadillac es tratar de ostentar.

La ostentación de potencia aparece en la línea enfáticamente aerodinámica de ese auto, que da la idea de que su estado normal es la carrera veloz por las carreteras, transportando a su pasajero como una carga de lujo, sin tiempo para ver ni para ser visto, reposando o dormitando tranquilamente, a 120 por hora, sobre Estofamentos y molejos hiper-cómodos; el Jaguar por el contrario parece no sufrir violencia en la marcha moderada de paseo, en el que el coche no va a la velocidad máxima sino a la preferida por el pasajero, con tiempo para despejarse, para ver, para ser visto. En el Cadillac, la ostentación de potencia hace que la caja fuerte y la rejilla brillantemente niquelada – “the dollar Grin”, la risa del dólar, como lo llaman en Europa – el punto de atracción de las miradas, mientras que en el Jaguar el punto de atracción no está en el coche

Así se reflejan en tres modelos de automóvil los predicados y las lagunas de nuestra época, así como el sentido en que se puede afirmar de varias cosas de esa época que son dignas de aplausos por no esclavizarse a su defecto dominante. Todo analizado en el plano psicológico y cultural, por supuesto, y abstracción hecha – insistimos – de cualquier consideración de interés técnico o comercial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Menu
Social profiles
WhatsApp chat